tlw thinking

El ser humano está influido por las emociones y éstas a su vez influyen en cualquier tipo de decisión. Crear ecosistemas que equilibren al mismo nivel ocio y compras es fundamental para obtener una ventaja competitiva. Para conseguir ese estado de equilibrio, nosotros aplicamos lo que llamamos “leisure-thinking”.

El ocio es un estado de la mente

Ocio no significa solo “tiempo libre”. El ocio es algo más. Nosotros lo entendemos como un estado mental, una condición clave a través de la cual el ser humano se siente satisfecho. Este estado solo se puede conseguir mediante la generación de emociones positivas. Esa es la razón por la que nos centramos en la continua innovación y nuestro objetivo es diseñar proyectos disruptivos y a medida de nuestros clientes.

¿Cómo aplicamos el “leisure-thinking”?

Creamos soluciones innovadoras que resuelven las necesidades reales de nuestros clientes. Cada proyecto está basado en el contexto, la cultura y las características de la comunidad que lo rodea y nuestro objetivo es crear esa conexión emocional que les una al espacio.

El ciclo virtuoso del ocio

Sentirse bien afecta los pensamientos y el comportamiento de los visitantes de manera positiva, envolviéndolos en un ciclo virtuoso, o también llamado “vicioso”. Esto se ve reflejado en estancias más largas, agradables, visitas regulares y momentos que se guardan para el recuerdo. Las emociones impulsan el customer journey de los visitantes:

1
Los usuarios se sienten bien
2
Se generan
cambios en el comportamiento
3
Aumenta el número de visitas
4
Más tiempo de estancia del usuario
5
Creación de una conexión emocional con el lugar
6
Crecimiento de las ventas